¡Estamos vivos, vivimos!

 ¡i Estamos vivos, vivimos !! Es de Francis Bacon: “no hay soledad mis triste que lo de una persona sin amigos, sin los cuales el mundo es un desierto.”
¿Quienes son esos afortunados que están vivos?, pues nosotros, los que pasamos de 60, 70, 80 añitos, esos jóvenes mayores, los jóvenes vejetes, los jóvenes abueletes que quieren seguir volando como los pájaros, los jóvenes añejos que, como el vino, saben mejor con el tiempo, los jóvenes jubilatas que reclaman su presencia en el mundo, los jóvenes y afortunados que enfocan su vida como Dios les da a entender (se lo escuchamos). Esos mayores jóvenes que creemos que pese a todo, la vida es un don de Dios, que nos ha creado para ser y vivir felices, con todo lo bueno y menos bueno que nos ocurra a lo largo del Viaje de nuestra vida.

Quizas por los años disfrutados, nos cueste más comprender lo que ocurre a nuestro alrededor y en el mundo: ver que poco a poco se “van” los amigos y los seres queridos, aceptar que vas teniendo limitaciones, que no estas como estabas, en fin que la vida, el vivir, se va haciendo complicado; quizás por eso y mucho mas, sentimos el “paso” de esa vida que, pasito a pasito o rápidamente, por la senda marcada desde la eternidad, se nos escapa como se nos va el viento que no podemos coger ni retener ni guardar. Y todos, unos y otros, rehuimos la SOLEDAD, no nos gusta la SOLEDAD, CASI TODOS TENEMOS MIEDO A ESA SOLEDAD FÍSICA, ESPIRITUAL O AMBAS A LA VEZ.

Pero ¡¡estamos vivos, vivimos!!
Es de Cicerón: “si la amistad desapareciera de la vida, seria lo mismo que se apagara el sol, porque vivir sin amigos, no es vivir”.

Le oímos decir al Profesor Grande Covián, un sabio con muchos anos, en unas conferencias, unas palabras que dejaron huella, a mi me la dejó y bien profunda, dijo: “Cuando en este mundo, nos vamos quedando solos, se “van” tus familiares amados, tus seres queridos están ocupados con sus problemas, tus amigos van “faltando”, repitió varias veces tus amigos van faltando, los años te pesan, las enfermedades te abruman, te encuentras en soledad, ¿que nos queda? , repitió, ¿Que nos queda?“. (Habla faltado su esposa hacia muy poco tiempo). Todos en el auditorio nos quedamos como abrumados, entristecidos, sorprendidos, se sentía un murmullo en la sala. El guardó un tiempo de silencio y cuando calmo el siseo, dijo: “¿Que nos queda? ¡¡ Déjennos vivir, déjennos vivir!!” Nos miramos perplejos. Y añadió: “y déjennos comer lo que queramos, pero esto que yo les hablo, no se lo digan a nadie”. (Estaba dándonos unas charlas sobre alimentación y nutrición en la vejez).

Sentí en mi interior la soledad de ese profesor, como dijo déjennos vivir. De inmediato me vino a la mente la belleza y transcendencia de la amistad, los amigos esos que, dicen, cuentas cinco con los dedos de la mano. Es posible que haya mas ojalá fueran muchos.

¿Cuantos amigos tengo yo? ¿Cuantos entre mi mujer y yo? ¿Estoy en contacto con ellos? ¿Cuido esa amistad sin pedir lo que no sea honesto y haciendo por ellos lo que sea honesto?, ¿Cultivo esas amistades ?, ¿Cuando y cuanto nos vemos?. Puede ser que uno se sienta tan viejo que le dé igual todo? No, No, por ahí no debemos pasar, Pero ¿ ESTAMOS VIVOS, VIVIMOS ?

Es de Noel Clarasó: “la amistad supone entrega y sacrificios, y solo el que está dispuesto a hacerlos sin molestias, comprende la amistad”.

Sé que con los años, cuesta hasta salir de casa. Nos hacemos cómodos y perezosos se te van las ganas de casi todo. Y ese es el reto a superar. Pensemos que además de la vida con tu mujer o marido, o con tu pareja, lenguaje de hoy, es necesario tener la mente, el intelecto abierto a otras experiencias, otras opiniones, otras formas de ver y vivir la vida, compartir tus pensamientos y vivencias con otras personas con las que es posible el diálogo, la escucha, he dicho bien, que escuchamos  y respetemos las opiniones de los demás.

ES DE ALFONSO X EL SABIO: “Quemad viejos leños,  bebed viejos vinos, leed libros viejos, tened viejos amigos”.

Y este me lo dedico a mí: “Hemos llegado a la cima, del saber, querer, ser y estar.Llega ahora la ruta peregrina de la paciencia, el amor, el perdonar. Que con el paso de los años, nada ni nadie turbe nuestra amistad”.

Dedicado a todos los que buscan la amistad, la cultivan, la viven. Seguid adelante.Hemos de vivir la vida siempre hacia adelante. Y no deberíamos olvidar que tenemos un amigo perpetuo. El, hagas lo que hagas siempre te aceptará siempre te perdonará, siempre te querrá. Tú debes saber ya a estas horas quien es. Si no lo adivinas, me llamas y yo que quiero ser tú amigo, te lo explicaré.

Un fuerte abrazo

Rafael Jover Alonso

One Reply to “¡Estamos vivos, vivimos!”

  1. Salvador Canto

    Me agrada asistir a culto a la parroquia San Jorge Mártir.
    Cuando una parroquia está dirigida por una gran profesional la mis. A pasa en un santiamén.
    Eso incluso con los enfados de Don Elias,cuando faltan feligreses por el mal,tiempo.
    Este domingo día 28 ha anunciado posible viaje a Roma a ver Papa Franciasco y más.
    Será 10,al 15 octubre indica sobre 400 € espero si mi salud lo permite ir mi hijo Salvador,su esposa Laura.
    (por cierto los caso Don Elias en Septiembre año pasado en Tavernes Blanques.
    Mi esposa y yo Salvador Canto
    Besos a todos los feligreses😅

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *