La nueva evangelización en la era digital.

Me han pedido que escriba un artículo con este título, yo más que a una crisis me referiría a un cambio cultural donde predomina “la tecnociencia que lo ha invadido todo”, asistiendo como estamos ante un “cambio de  paradigma sociocultural muy importante”. Hay algún sociólogo que afirma que estamos asistiendo “a un cambio radical en profundidad y total respecto de lo social, económico y cultural”( Lipovetsky y Serroy, La cultura-mundo) y evidentemente esto tiene sus consecuencias o efectos secundarios en cualquier orden de la vida social y por supuesto, también en la vida de la Iglesia Católica.

Ante esta situación, más que lamentarse y emitir juicios de valor contra instituciones o personas, lo más sensato, ya que estamos en un momento importante “de la nueva evangelización”, será “tener imaginación y creatividad” para encontrar “formas nuevas y estilos distintos” para transmitir el Evangelio de Jesucristo en la era digital, que ya existen algunos por ahí, aprovechando al mismo tiempo las nuevas tecnologías al servicio de la Evangelización.

Es mucho lo que habría que decir sobre esta cuestión, porque si es importante tener en cuenta “los medios para evangelizar eficazmente” no podemos olvidarnos de que evangelizar “no es simplemente dar a conocer la Buena Nueva”, es ante todo y sobre todo “anunciar una nueva realidad: el Reino de los cielos que debe penetrar en cada persona para transformarla en algo nuevo”. Hay que buscar sobre todo “que los medios de transmisión del Evangelio ayuden a que la persona tenga un encuentro profundo y auténtico con Cristo”.

Pues no hay que olvidar que la Nueva Evangelización “más que una obra organizada con nuevos métodos”, contando con las nuevas tecnologías, es sobre todo un trabajo a realizar “partiendo de una experiencia profunda de Dios” y partiendo de esta experiencia nazca un deseo claro de proclamar el evangelio en esta era digital”. No podemos tampoco quedarnos “sólo” con los medios, pues si la Evangelización no parte “de una experiencia profunda de Dios en sus transmisores, no será eficaz”.

Vivimos en una Sociedad que según algún sociólogo, se asienta en “un hipercapitalismo, un hedonismo, un hiperconsumismo feroz y evidentemente todo ello lleva también a un individualismo exagerado”, ante esto la Iglesia Católica con el evangelio de Jesucristo en la mano, tiene mucho que decir. Ahí están las Bienaventuranzas, los valores del Reino de Dios, la gratuidad, lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis, “a los cristianos de a pie y a los transmisores más directos de la Buena Nueva, todo esto nos interpela.

Hemos de recordar también al Papa Francisco cuando nos habla y nos repite eso de “la cultura del encuentro” hemos de propiciar las buenas relaciones entre los que seguimos a Jesucristo, y esto “sobre todo y especialmente entre los sacerdotes, que a veces da la sensación de falta de unidad y afecto entre nosotros” y resulta ser una verdadera lástima porque eso va en “perjuicio del testimonio que deberíamos dar no sólo al pueblo cristiano sino a todo el mundo, de lo bonita y atractiva que es nuestra vocación sacerdotal”.

Por otra parte “reconocer que estamos frente a una nueva cultura, es ya un gran paso para trabajar en la Nueva Evangelización”, pues hemos de conocer y amar la cultura que se quiere evangelizar. Características de esta cultura son: “la inmediatez” pues el hombre de hoy y más los jóvenes, vive acosado por el tiempo. No existe para este tipo de hombre un tiempo de espera. Vive en “un mundo virtual”. Se construye su mundo a partir de las relaciones virtuales que establece. Por otra parte ha perdido la capacidad de establecer “relaciones humanas estables, imperecederas y personales” y eso además le da miedo. Ha perdido la capacidad de “reflexión y autoconocimiento”. Un hombre que busca “las emociones a toda costa y donde prevalece el ocio de una manera exagerada”, viviendo más de cara al exterior que de cara a su interior, pues necesita liberarse “de todo aquello que le frustra”.

Mucho más habría que decir sobre todo esto, quizá más adelante haya otra ocasión, de cualquier manera habrá que tener en cuenta que “el evangelizador debe conocer lo mejor que pueda la realidad que hay que evangelizar para que así llegue mejor el mensaje del Evangelio”. Y para finalizar este artículo recordar lo dicho anteriormente “ para evangelizar eficazmente hemos de creernos lo que decimos, hemos de haber tenido antes un encuentro profundo, auténtico y total con Jesucristo” los que nos escuchan se dan cuenta de “si es de verdad  y lo sentimos o no, lo que decimos”.

 Elías Pastor Verdú

 Párroco de San Jorge Mártir y Profesor Emérito de la Facultad de teología de Valencia.

4 Replies to “La nueva evangelización en la era digital.”

  1. Manuel

    Para tener una experiencia profunda de Dios hay que vivirla con una fe firme y sincera; para ello se requiere un proceso de transición que nos conduzca hacia la verdadera razón del ser humano: la salvación.
    La fe no es un salvoconducto para la salvación si no hay un proceso de conversión.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *